Irene Extremera nace en Alcázar de San Juan (Ciudad Real) en 1995, crece en La Puebla de Almoradiel, un pequeño pueblo de Toledo, y es aquí donde comienza a estudiar en la escuela de música municipal Santo Tomás de Aquino a los 13 años.

En sus últimos años de formación, estudió bajo moderno, introduciendose en estilos más modernos, pero sintiendo especial predilección por el jazz y el funky porque afirma que “son muy divertidos y te permiten crear un esquema musical que queda fuera de la partitura, para mí son estilos de música que no se puede encarcelar en una hoja de papel”.

Extracurricularmente, ha tocado en pequeños grupos de pop-rock, bigbands, ha colaborado con bandas de música y orquestas… Fuera del plano musical cursa su último año del grado de Biología en la Universidad Autónoma de Madrid.